Las matemáticas y el poker

El poker es uno de los juegos que combina azar y estrategia. Ganar en este juego no depende solo de las cartas que recibes ni de cómo las juegas, también depende de la interpretación de los gestos y las jugadas de tus contrincantes, de la interpretación que ellos hagan de ti y de que entiendas las probabilidades de éxito de cada una de tus jugadas. Al jugar al más alto nivel, el poker puede complicarse pero es posible mejorar y ganar a expertos.

Se han realizado varias investigaciones sobre las matemáticas y el poker en ámbito de las probabilidades. No solo acerca de las probabilidades de recibir una carta u otra, sino a los principios matemáticos aplicados al comportamiento de tus oponentes y a los posibles resultados derivados de unas jugadas concretas.

Veamos un ejemplo. Imaginá que estás jugando y estimaste que tu contrincante se marca un farol una de cada 3 veces. Imaginá que este jugador apostó $4 en un pozo de $10 y no sabés si debés igualar la apuesta o no.

Es la situación ideal para aplicar las matemáticas.

Sabés que tu oponente se marca un farol una de cada cuatro veces. Eso quiere decir que tenés un 25% de posibilidades de ganar una mano. Si decidís igualar la apuesta, podrías ganar $14. Por otro lado, si igualás la apuesta y perdés, podrías perder $4 tres veces (según el porcentaje de las veces que se marque un farol). Así que, en un total de 4 jugadas, si se marca un farol en una de ellas y la ganás, y perdés las otras tres, ganarías un total de $2. En ese caso, deberías igualar la apuesta.

Tené en cuenta que las matemáticas tienen sentido a largo plazo. Puede que no ganes la primera vez, pero perder no significa que tu elección haya sido errónea. Solo quiere decir que a largo plazo, deberías ganar. Puede que te cueste entenderlo, pero vale la pena pensarlo un poco. Te aconsejamos que leas The Mathematics of Poker (Matemáticas del poker) de Bill Chen, ya que este juego es el preferido de los jugadores profesionales.

← Cinco de las supersticiones más extrañas de los apostadores alrededor del mundo Su nombre es Blonde, Jane Blonde. →